Psicosis en el Supermercado

¿Señora, está Vd. segura de que se va a comer esas nueve latas de fabada?

Esta frase se la decía ayer una dependienta a una anciana de 90 años que entró a comprar al supermercado.

Aunque no suelo contar cosas de actualidad en el blog, creo que la situación bien lo merece. Esta semana nos hemos vuelto todos un poco locos. Los que a día de ayer no lo estábamos no nos toca más remedio que empezar a peregrinar de tienda en tienda para conseguir leche, huevos, yogures, harina, azucar, aceite, carne, fruta, pescado, etc. Es decir, de casi todo. Acabo de llegar de Mercadona y la psicosis por el desabastecimiento se ha desatado. (Por cierto, Mercadona sacó ayer a la venta bricks de leche caducados desde febrero). Y, visto lo visto, la cosa no ha hecho más que empezar.

Yo no dudo que la aspiración de los transportistas no sea legítima. Así como la de los pescadores, agricultores, taxistas… Lo que no es legítimo son las formas. No se puede consentir que un piquete “informativo” queme la cabina de un camión con una persona dentro. Por supuesto, tampoco se comprende que alguien arrolle con su vehículo a los del piquete. Quizá la policia debía haber intervenido antes, asegurando el derecho a trabajar a quién así lo quisiera. Muchas veces se nos llena la boca pidiendo el derecho a la huelga, pero lo que aquí se ha menospreciado es el derecho a trabajar. Lo que en un primer momento puede llegar a despertar simpatías entre la población, es decir, comprender a los camioneros y su situación económica y personal, pasa a convertirse en odio indiscriminado hacia ellos. Y claro, luego pasa lo que pasa.

Para terminar una reflexión. El precio del barril de petroleo no va a parar de subir. Bajar es casi imposible. Hay quién augura que se pondrá en 200 dólares. Habrá que empezar a pensar en fuentes de energía alternativa a medio plazo. 

También he leído últimamente que, por ejemplo, en Gran Bretaña se tira una buena parte de los productos de la compra por caducidad. Muchos productos del sobreabastecimiento doméstico de estos días irán al mismo sitio.

¿Acaso alguien cree que la abuelita se va a comer las nueve latas de fabada?

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s